martes, junio 3

Enterate OMEGA en la cárcel, sigue acumulando historial con la justicia.


Omega cuando era trasladado a la cárcel de Rafey Hombres, en Santiago.
El merenguero urbano Antonio Peter de la Rosa (Omega) pasó su primera noche en el centro penitenciario Rafey Hombres, tras ser apresado mediante orden judicial para que cumpla prisión preventiva.Omega fue detenido en Santo Domingo por la Unidad de Captura de Prófugos y fue presentado ante la fiscal Luisa Liranzo y de allí transferido a la celda del Palacio de Justicia Federico Álvarez de Santiago. En horas de la tarde, el artista fue llevado al penal Rafey Hombres. 

A su salida, Omega dijo a los periodistas que debido a inconvenientes se le hizo imposible presentarse periódicamente como había dispuesto el tribunal. En otra ocasión, varió su versión y dijo que fue afectado de la chikungunya. Sin embargo, la fiscal titular, Luisa Liranzo, dijo que en ningún momento el artista hizo ese alegato, por lo que espera que sea un juez quien valore esos argumentos de defensa.

Pese a que Omega alegaba enfermedad, era normal que se promocionaran fiestas en esta ciudad, donde él se presentaba normalmente junto a su orquesta. 

Los abogados del artista pedirán revisión de la medida de coerción.

Omega fue apresado la madrugada del lunes tras terminar de amenizar una fiesta, para que cumpla prisión preventiva como ordenó la Corte de Apelación de Santiago. El pasado día 22 de mayo, la Corte de Apelación de este distrito judicial declaró en rebeldía al merenguero urbano, tras éste negarse a ir a cumplir la prisión preventiva ordenada por la justicia. Omega está acusado de herir a varias personas durante un tiroteo ocurrido en marzo de este año, en Colinas Mall, ubicado en la avenida 27 de Febrero en el sector Las Colinas. El tribunal, presidido por la jueza Gáviela García, junto a los magistrados Brunilda Castillo y Wilson Moreta, acogió la solicitud presentada por el Ministerio Público. 

El día 20 de marzo, el juez interino, Juan Antonio Reyes, de la oficina judicial de Atención Permanente impuso una garantía económica de dos millones de pesos como medida de coerción contra el artista urbano. 

También impuso impedimento de salida y la presentación cada día 30 durante seis meses por ante la Fiscalía de este distrito judicial. La entrega de los dos millones de fianza debió hacerse a través de una aseguradora. 

En los últimos años, Omega se ha visto envuelto en varios asuntos legales que tienen que ver con violencia de género, por los que ha cumplido coerciones en las cárceles de San Cristóbal y San Pedro de Macorís, incumplimientos de contrato y hasta ha sido declarado en rebeldía por la justicia en otras ocasiones. 
Los líos del artista iniciaron en 2008, cuando un empresario solicitó ante un juez del distrito judicial de Santiago declararlo en rebeldía por la supuesta estafa de 960 mil pesos.

Los abogados del empresario Edwin Liriano pidieron al juez que conoció el caso que fueran embargados los bienes del artista, impedimento de salida y prisión preventiva, debido a que en cuatro ocasiones no se había presentado. 
Presuntamente Omega se negó a tocar cuatro fiestas después de recibir dicha suma de dinero de parte del empresario Liriano.

En el 2012, también el cantante volvió al banquillo de los acusados por alegada violencia de género. La querella en su contra le realizó la bailarina Yuly Mercedes López, quien posteriormente retiró la querella, pero no lo libró de pasar varios meses tras las rejas. Luego de pasar varios meses encarcelado, que las autoridades le obligaran a cortarse el pelo, que una corte de apelación del Distrito Nacional rechazara variarle la prisión preventiva, y hasta recibir la visita del famoso cantante estadounidense Akon, en octubre de ese año “El Fuerte” fue liberado. Ese mismo día, el mambero logró un acuerdo económico con el equipo de la cadena Univisión, a quienes supuestamente agredió a su salida del Teatro Nacional, el pasado martes.

Los casos con la justicia datan desde el 2008

Omega ha ido varias veces a la cárcel, desde que fuera enviado en el 2008 al recinto de Najayo, San Cristóbal, durante tres meses, acusado de agredir a su exesposa Raysa Moya.

En aquel entonces, la medida de coerción fue impuesta por el juez de Atención a la Jurisdicción Permanente del Distrito Nacional, Alejandro Vargas, a requerimiento del Ministerio Público, representado por la fiscal adjunta Wendy González Carpio.

El magistrado consideró que el imputado es reincidente, además, de que no cumplió con las medidas de coerción que le había impuesto otro tribunal por la agresión a la cajera de la cabaña Tía Tania, Amarilis Ogando de los Santos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario